acquegrandi

Longitud: 320 metros

Dificultad: medio – alta

Tiempo: alrededor de 2 horas

El sendero de las Agua Grandes (Acquaranni) cruza uno de los tramos más íntegros de la Timpa de Acireale. Su entrada se encuentra al lado de la pequeña iglesia de la Virgen de la Ayuda (reconstruida entre el 1769 y el 1773), en la homónima calle, uno estrecho camino rural alcanzable desde el arrabal de Santa Caterina o desde Santa Maria delle Grazie, delimitado por altos muros de piedra volcánica, cubiertos de Hiedra y Zarzaparrillas.

En la fachada de la pequeña iglesia se puede leer la inscripción Auxilium Christianorum, y al lado de su pared norte aparece una callejuela asfaltada. Entre las altas murallas en seco, cubiertas de Almez, Eucalipto, Aladierna, Olivo Domesticado y Hiedra Arbórea, empieza el sendero que lleva a las Acquegrandi. Una vez sobrepasada una verja metálica abierta, la callejuela se convierte en un pequeño camino accidentado, costeado por una obra de mampostería que sustenta una canal de riego. Después de encontrar un monumental ejemplar de Roble Pubescente, se llega sobre un mirador con ligera pendiente, que se asoma casi a pico sobre la escarpadura subyacente, ofreciendo un amplia vista al mar: a la derecha se encuentra la playa de Acquegrandi, y a la izquierda la Timpa di don Masi, donde crecen el Roble Pubescente, Olivo Silvestre y cañaverales de Arundo Pliniana. Es además un excelente punto de observación de la avifauna.

Cerca de la planicie, enriquecida por ejemplares de Algarrobo y Olivo, se encontraba, en la época de las incursiones de piratas, uno de los puntos de vigilancia presentes en todo el litoral. Además, hay un cipo conmemorativo dedicado al joven Matteo Mustica, buceador de Catania fallecido por embolia en el espejo de agua subyacente.

Para alcanzar la playa es necesario tomar un empinado y arduo sendero de escalones de piedra que, cruzando la escarpadura con puntos de considerable desnivel, se hunde en un magnífico paisaje, rico en vegetación típica del lugar (Olmo, Almez, Aladierna, Euphorbia, Chumbera, Esparrago, Clavel de roca) y secciones geológicas de notable interés. A lo largo de la playa, larga varios centenares de metros y formada esencialmente por guijarros, piedras redondeadas por la acción del mar (coculi), es posible encontrar la fuente a flor de agua que le da nombre al lugar, antiguamente de abundante caudal (de ahí el nombre ranni = grande).

Hacia el Norte, en el rompiente de la playa, se observan rocas alveolares formadas por la corrosión de la sal marina, y numerosas especies vegetales costeras (Alelí, Alcaparro, Corona de Cristo, Hinojo de mar).

A 200 metros de distancia se encuentra un significativo yacimiento fosilífero (difícil de alcanzar por vía terrestre).